Home / Pescados y carnes / Carne de pavo: saludable y versátil

Ligera, nutritiva y muy saludable, la carne de pavo es una alternativa perfecta para aquellas personas que quieren cuidarse, sin renunciar a platos sabrosos y apetecibles. Su versatilidad en la cocina nos permite, además, prepararla de múltiples maneras. ¿Queréis conocer mejor las propiedades de la carne de pavo? ¡Pues atentos!

El pavo presenta un contenido muy bajo de materia grasa, es poco calórico y muy fácil de digerir, por lo que se integra a la perfección en una dieta equilibrada. Todo ello, unido a su aporte en proteínas y vitaminas, sobre todo hierro y magnesio, resulta muy beneficioso para la prevención de enfermedades, como las cardiovasculares.

 

Su consumo, además, es muy recomendable en el caso de los deportistas, ya que su contenido en vitaminas del grupo B ayudan a asimilar correctamente la energía. Su aporte de magnesio también contribuye al buen funcionamiento de los músculos y del sistema nervioso.

Pavo: una carne con mucha historia

El pavo es un ave que procede del continente americano. Se cree que se trata de una especie que habita el planeta desde hace cerca de 10 millones de años. Originario del sur de Norteamérica, fue domesticado por los pobladores amerindios, probablemente en los primeros siglos de nuestra era.

 

Durante mucho tiempo se creyó que la crianza de estas aves respondía al uso que le daban a sus plumas y que servían para fabricar sus vestimentas. Sin embargo, el estudio de vestigios del siglo XIII permitió concluir que el pavo era, con toda probabilidad, la fuente más importante de carne animal de la época.

 

En España se introdujo el pavo en torno al siglo XVI, desde donde se extendió al resto de Europa.

propiedades de la carne de pavo

Elegir y conservar el pavo

A la hora de comprar el pavo, podemos optar por adquirirlo entero, si lo vamos a asar en el horno, o bien hacerlo por piezas, ya sean muslos, pechuga, solomillo, alas o el lomo, conocido también como “tenderloin” y que resulta una de las piezas más tiernas de esta ave.

 

Su conservación es similar a la del pollo, es decir, tiene una carne delicada que hay que consumir a la mayor brevedad posible. En el frigorífico, procuraremos guardar el pavo en la zona más fría y consumirlo antes de tres días.

Cómo cocinar la carne de pavo

Como decíamos, una de las recetas más tradicionales a la hora de cocinarlo es la pierna de pavo al horno. En algunos países, como Estados Unidos y Canadá, es el plato estrella de algunas celebraciones, como la Navidad y el Día de Acción de Gracias. En España también es habitual preparar pavo asado durante las fiestas navideñas.

 

Para que su carne no quede seca, al ser de mayor tamaño que otras aves, se puede separar la piel de la carne, aplicando una capa de aceite de oliva entre ambas. Además, se puede ir regando el exterior con sus propios jugos cada 30 minutos, hasta que esté cocinado.

 

Las verduras también le aportan jugosidad, por lo que os recomendamos que las incorporéis a la receta, como en esta de pavo al horno con verduras .

 

Troceado, se puede cocinar con salsa, como estos solomillos de pavo rellenos de jamón y queso  o esta pierna de pavo con patatas al vino tinto.

¿Te ha gustado este contenido? Déjanos tu valoración
[Total: 0 Media: 0]

Suscríbete

Recibe en tu email nuestras recetas y los mejores consejos nutricionales