Home / Salud / El estudio PREDIMED revela los efectos cardiosaludables de la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva

El ensayo PREDIMED (PREvención con DIeta MEDiterránea), coordinado por el Doctor Ramón Estruch, del Hospital Clinic de Barcelona, es el mayor estudio sobre nutrición que se ha llevado a cabo en España. Se trata de un ensayo clínico aleatorizado de intervención dietética, cuyo objetivo principal es averiguar si la Dieta Mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen (AOV) o con frutos secos, puede evitar o prevenir la aparición de complicaciones cardiovasculares, así como otras enfermedades crónicas.

Más de 90 investigadores de los principales grupos de nutrición en nuestro país han estudiado a los 7.447 voluntarios con alto riesgo cardiovascular que han tomado parte en el ensayo, hombres de entre 55 y 80 años, y mujeres entre 60 y 80, que fueran diabéticos o cumplieran tres de los siguientes requisitos: ser fumadores, tener la tensión alta, tener alteraciones en el colesterol, tener obesidad o sobrepeso y contar con antecedentes familiares de enfermedad cardiaca precoz.

Entre 2003 y 2011, se llevó a cabo un exhaustivo seguimiento de los voluntarios para evaluar la eficacia de la Dieta Mediterránea. Para ello, se crearon tres grupos. El primero siguió una dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva virgen extra (1 litro a la semana, es decir, entre 4 y 5 cucharadas soperas al día); el segundo, suplementada con frutos secos (7,5 g de avellanas, 15 g de nueces y 7,5 g de almendras); y el tercero, el grupo de control, que siguió una dieta normal, aunque baja en grasas animales y vegetales.


Cuando hablamos de Dieta Mediterránea nos referimos al patrón tradicional de los países bañados por el Mediterráneo, como Grecia, Italia o España, y que se caracteriza por utilizar el aceite de oliva como fuente principal de grasa para cocinar y aliñar; por un alto consumo de cereales, legumbres, frutos secos y frutas y verduras frescas; un consumo moderado/alto de pescado; moderado/alto de pollo y derivados lácteos; y un consumo bajo de carnes rojas, además de una ingesta moderada de alcohol, principalmente en forma de vino tinto durante las comidas.

Cada tres meses, los voluntarios eran visitados por dietistas, además de participar en sesiones educativas, donde recibían información en detalle de la dieta que estaba siguiendo cada grupo. Asimismo, se les proporcionaron listas de la compra y recetas adaptadas a cada grupo participante.

Resultados reveladores
Los resultados, publicados en la revista The New England Journal of Medicine en febrero del año pasado, son muy reveladores. Los dos grupos que siguieron la dieta mediterránea presentaron menor frecuencia de infarto de miocardio, accidentes vasculares cerebrales o muerte por causa cardiovascular que el grupo de control. Esto quiere decir que una dieta alta en grasa vegetal (aceite de oliva o frutos secos) sería más cardiosaludable que otra dieta baja en todo tipo de grasas, al contrario de lo que se ha afirmado durante mucho tiempo.

«Cada tres meses, los voluntarios eran visitados por dietistas, además de participar en sesiones educativas, donde recibían información en detalle de la dieta que estaba siguiendo cada grupo. Asimismo, se les proporcionaron listas de la compra y recetas adaptadas a cada grupo participante»

Según el estudio, las diferencias empiezan a notarse a los tres meses de llevar esta dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva, por ejemplo. Por ello, sus responsables afirman que «nunca es tarde para cambiar los hábitos alimentarios porque los resultados comienzas a verse a muy corto plazo». El riesgo de sufrir infarto de miocardio se redujo en un 30%, mientras que el de sufrir un ictus lo hizo en un 40%. Asimismo, este efecto protector benefició a todos los participantes del estudio, sin importar sexo o edad.

Un paso más allá: PREDIMED Plus
El estudio PREDIMED se interrumpió porque, al cabo de un tiempo, se había demostrado claramente los beneficios que suponía la dieta mediterránea suplementada con grasas vegetales para los dos grupos, mientras que los resultados del grupo de control iban cada vez a peor.

«Más de 90 investigadores de los principales grupos de nutrición en nuestro país han estudiado a los 7.447 voluntarios con alto riesgo cardiovascular»

Ahora, el siguiente paso va a ser PREDIMED Plus, un estudio que pretende ir más allá. Ya se ha demostrado que la Dieta Mediterránea ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares más que las dietas hipocalóricas y el objetivo ahora es sumar Dieta Mediterránea + dieta baja en calorías + pérdida de peso + ejercicio físico, y analizar sus efectos finales en la prevención. Es decir, manteniendo a largo plazo estas cuatro variables se reducirá el peso y el perímetro de la cintura (factor principal de obesidad), se reducirán los riesgos cardiovasculares y se mejorará la calidad de vida. Para ello, pretenden implicar a 20 grupos de investigación que, durante 6 años, analizarán a 6.000 pacientes para arrojar resultados concluyentes.

 

¿Te ha gustado este contenido? Déjanos tu valoración
[Total: 0 Media: 0]

Suscríbete

Recibe en tu email nuestras recetas y los mejores consejos nutricionales