Home / Frutas y verduras / Benefíciate de las propiedades de la guindilla

Originaria de América Central, donde los aztecas lo conocían como “chile” o “chili”, los españoles introdujeron la guindilla en Europa tras el descubrimiento del nuevo continente. Hoy en día, nuestro país es uno de los grandes exportadores de este producto, del que existen numerosas variedades creadas y manipuladas para dotarlas de sabores distintos, con más o menos picor, adaptándose así a los distintos gustos de los consumidores. ¿Sabías que su consumo, si eres capaz de soportar su sabor picante, tiene múltiples beneficios sobre el organismo?

La potente acción antioxidante de las guindillas

A lo largo de los siglos, se han asociado propiedades beneficiosas de todo tipo con el consumo de guindilla, sobre todo gracias a sus componentes antioxidantes, que protegen las células del cuerpo del daño causado por los radicales libres. Entre todos ellos, destacan la luteolina y la capsaicina (o capsicina) y sus derivados. Esta última es responsable de la sensación de picor cuando comemos guindilla.

La luteolina es un flavonoide cuya función principal en los seres humanos es la de bloquear la oxidación que provoca el deterioro de los tejidos del organismo. Además, tiene propiedades antiinflamatorias y moduladoras del sistema inmune. Asimismo, tiene la capacidad de incrementar el metabolismo de los carbohidratos, lo que contribuye a asimilar mejor los nutrientes ingeridos mediante la comida.

Por su parte, la capsaicina, además de la propia acción antioxidante, provoca un aumento en el metabolismo basal después de la ingesta de alimentos. ¿Qué significa esto? Pues que es capaz de aumentar la sensación de saciedad y disminuir así la cantidad de ingesta de alimentos. Por ello, en combinación con hábitos de vida saludables, los efectos a corto plazo de las guindillas pueden ser una ventaja adicional para las personas que quieren controlar su peso corporal.

Ciertas variedades de pimientos picantes son también fuentes de alfa-tocoferol, un compuesto antioxidante que, según algunas investigaciones, podría desempeñar un papel en la prevención de ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y enfermedad de Alzheimer.

El estudio más reciente sobre las propiedades de la guindilla es el publicado en el ‘Journal of the American College of Cardiology (JACC)’, que ha sido realizado por el Departamento de Epidemiología y Prevención de IRCCS Neuromed en Pozzilli (Italia) y que ha demostrado, sobre una muestra de 20.000 personas, que quienes consumen regularmente guindilla tienen un riesgo de mortalidad un 23% inferior, ya que previene enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares.

Cómo elegir las mejores variedades de guindilla

En nuestro país encontramos en el mercado diferentes variedades de guindilla, con mayor o menor grado de picor. Por regla general, los ejemplares más recientes son verdes y van tornando del amarillo al rojo con el paso del tiempo, aunque existen algunas variedades que permanecen siempre verdes.

Hay que elegir aquellos que presenten una buena coloración, con una superficie brillante sin manchas o partes suavizadas. También es posible adquirirlos secos.

Precauciones a la hora de cocinar con guindillas

El picor presente en la guindilla se transmite a través del tacto por lo que es conveniente utilizar guantes de goma cuando vayamos a cortarla. Si no disponemos de ellos, tendremos mucho cuidado y evitaremos tocarnos la cara, los ojos, la nariz y los labios. En caso de contacto hay que aclarar la zona con agua tibia.

Además, hay que tener en cuenta que la capsaicina es muy volátil por lo que, al manipular algunas variedades, es probable que sintamos cierto picor en los ojos o sensación de lagrimeo, como cuando cortamos cebolla.

Las semillas y las membranas interiores blancas son las más picantes. Si queremos recudir el sabor picante, evitaremos consumir estas partes. Y un truco: si remojamos las guindillas en agua fría con vinagre durante una hora también reduciremos el picor.

La guindilla en la cocina

La guindilla se puede utilizar como condimento en multitud de recetas, desde platos de legumbres a salteados de verduras, salsas para acompañar la pasta o en caldos y platos de cuchara.

Es un ingrediente fundamental en platos internacionales, como el ceviche peruano o el chili con carne típico de la cocina tex-mex. El pico de gallo es el condimento que  acompaña, tradicionalmente, platos como las fajitas o los tacos mexicanos y también se elabora con guindilla. Y, por supuesto, forma parte de los currys asiáticos y de otros platos de la cocina del este asiático. 

Aceite de guindilla

Si no quieres manipular guindillas en casa, puedes optar por utilizar nuestro aceite aromatizado con guindilla, perfecto para dar un toque picante a diferentes platos, desde pastas o pizzas a pescados, patatas bravas, arroces o en elaboraciones más neutras.

 

¿Te ha gustado este contenido? Déjanos tu valoración
[Total: 0 Media: 0]

Posts relacionados

  • guindilla-propiedades

    Pescados y carnes

    ¿Qué diferencia hay entre la anchoa y el boquerón?

    10 marzo, 2019

    En un par de semanas dará comienzo la temporada de uno de los pescados azules más consumidos en nuestro país, el boquerón o anchoa. La pregunta que se hacen muchos consumidores es, ¿Estamos habla

  • guindilla-propiedades

    Gastronomía

    10 razones para comer legumbres

    6 diciembre, 2017

    El refranero popular lo deja muy claro : “Tres veces a la semana, la legumbre es muy sana”. Y es que, con la llegada del frío, lentejas, garbanzos y alubias cobran mayor protagonismo en nuestros

  • guindilla-propiedades

    Consejos de cocina

    10 trucos para alargar la vida de frutas y verduras

    2 agosto, 2018

    ¿Has comprado plátanos y se han oscurecido en muy poco tiempo? ¿Las fresas que ayer parecían tan apetitosas hoy presentan un aspecto que no invita a comerlas? ¿Has ido a echar mano de unas patata

Suscríbete

Recibe en tu email nuestras recetas y los mejores consejos nutricionales