Home / Salud / ¿Qué alimentos son mejores para luchar contra los días fríos?

Aunque este año el frío nos ha dado un poco más de tregua y hemos podido disfrutar de un mes de noviembre bastante cálido, al menos en sus primeros 20 días, parece que las bajas temperaturas ya se han instalado en la mayoría de zonas de nuestro país. Es el momento de preparar el cuerpo para afrontar el invierno de la manera más saludable, y para eso podemos empezar por cuidar nuestra alimentación.

En ocasiones olvidamos que el frío puede ser causante de muchos problemas de salud. Quizá porque sus efectos no son tan llamativos como los del calor, no preparamos nuestro organismo para enfrentarse al invierno y a sus efectos: pérdida de calor corporal (y, en casos extremos, hipotermia), resfriados e, incluso, depresión son algunos de los factores que pueden traer consigo los días invernales.

Elegir la ropa y el calzado adecuado cuando estemos al aire libre o vigilar los sistemas de calefacción en el hogar para mantener una temperatura adecuada son medidas muy obvias que no debemos olvidar. Pero, además, podemos preparar nuestro cuerpo a través de la alimentación. Vamos a ver cómo.

Alimentos para combatir el frío… de un modo saludable
Ingerir cantidades insuficientes de alimentos y bebidas durante los días de frío o realizar esfuerzos físicos intensos, pueden favorecer bajadas importantes de temperatura corporal. Esto no significa que tengamos que optar por el sedentarismo en esta época del año. Al contrario, es recomendable realizar ejercicio físico a diario, pero hacerlo de forma moderada, nunca brusca o intensamente. Nos permitirá mantener en un buen estado físico y mental, al tiempo que incrementamos en nuestro cuerpo la sensación de calor.

A la hora de alimentarnos, los expertos recomiendan realizar comidas frecuentes y de pequeña cantidad, variadas y de alto poder energético, lo que no conlleva que tengan que ser menos saludables.

Sopas, caldos y cremas: es el momento de introducir en nuestra dieta las sopas, caldos, cremas y purés, sobre todo elaboradas con vegetales, ya que contienen vitaminas y minerales que nos ayudan a incrementar las defensas naturales del organismo. Alcachofas, apio, cebolla, acelgas, puerros o calabazas son algunos de los productos más recomendables en estos días para luchar contra los efectos de las bajas temperaturas.

Legumbres: las legumbres y los platos de cuchara suministran energía de forma rápida, por lo que tendrán que estar presentes en nuestra dieta, siempre de manera moderada e intentando evitar que sean excesivamente grasos. Hay un montón de formas de preparar las lentejas, los garbanzos o las alubias sin necesidad de convertirlos en platos hipercalóricos.

Proteínas y grasas: de hecho, expertos, como los del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, recomiendan que en esta época se limite el consumo de grasas al 30% de las calorías diarias, optando siempre por grasas saludables, como las del aceite de oliva y las de los pescados azules. Por su parte, las proteínas deben representar el 20% de las calorías totales diarias, ya sea procedentes de carne, pescado o huevos, ya que son fundamentales para fortalecer el sistema inmunitario.

Hidratación: Aunque las bajas temperaturas hagan que la sensación de sed sea menos acuciante que en verano, no podemos olvidarnos de beber agua, ya que en esta época también se produce se produce una pérdida de líquidos que debemos de reponer. También es aconsejable tomar bebidas templadas de forma regular, ya que es reconfortante y mantienen una buena temperatura corporal. Es, por tanto, el mejor momento para las infusiones. Los expertos en salud también abogan por desterrar ciertos mitos, como que el alcohol y bebidas con cafeína facilitan el aporte de calor. En realidad, su uso inadecuado aumenta nuestro metabolismo produciendo perdida rápida de calor, así que… hay que consumirlos con moderación.

• Fruta y vitaminas: la máxima de cinco raciones al día se mantiene, más que nunca en invierno. Las frutas y verduras, y su aporte de vitaminas, son fundamentales para reforzar el sistema inmunitario. ¡Aprovechemos el buen momento de los cítricos, como naranjas y mandarinas, para reforzar nuestras defensas!

• Cuidar nuestros huesos: los días más cortos y, en ocasiones, nublados provocan una falta de vitamina D que puede tener consecuencias muy negativas para nuestros huesos. Por eso es importante reforzar nuestra dieta con alimentos ricos en ella, como el salmón, las caballas, el atún o los huevos. Y, por supuesto, aprovecharemos los días soleados para salir a dar un paseo y recargar nuestra batería de vitamina D.

Alimentos aliados: existen alimentos específicos que llegan a ser nuestros aliados contra el frío por sus efectos beneficiosos en el organismo. Es el caso del ajo, la cebolla y el jengibre. El ajo tiene unas propiedades que lo convierten en un antibiótico natural. La cebolla tiene propiedades antisépticas y antirreumáticas (importantísimo en estos días invernales). Y el jengibre es antiinflamatorio y expectorante, ideal para luchar contra los catarros.

¡Vamos a replantear nuestra dieta siguiendo estos consejos y plantaremos cara al frío con todas las garantías para nuestro cuerpo! 

¿Te ha gustado este contenido? Déjanos tu valoración
[Total: 0 Media: 0]

Suscríbete

Recibe en tu email nuestras recetas y los mejores consejos nutricionales