Home / Salud / Los españoles, fieles a la Dieta Mediterránea

Los hábitos de vida de los españoles han cambiado en los últimos años, lo que les ha llevado, en cierto modo, a modificar sus rutinas alimentarias. Sin embargo, hay algo a lo que permanecen muy fieles: la Dieta Mediterránea, en la que el aceite de oliva es la base fundamental. Así lo asegura el estudio «Los españoles en la cocina», que ha elaborado la consultora Kantar Worldpanel.

Los platos más consumidos por los españoles siguen siendo las ensaladas, la pechuga de pollo, los platos de legumbres -como lentejas-, sopas de pasta, macarrones, merluza y tortilla de patatas.

También figura el aceite de oliva como producto estrella en la dieta de los españoles. Aunque su uso ha bajado en preparaciones «fritas», crece de manera importante en usos alternativos, como el desayuno –acompañando al pan- y las ensaladas.

La consultora ha diseñado el menú típico de los consumidores españoles a partir del estudio de los hábitos de consumo de 12.000 hogares y sería así:

Desayuno: Leche acompañada de pan (normalmente con aceite de oliva), galletas o bollería.

Media mañana: fruta.

Almuerzo: ensalada y pollo a la plancha.

Merienda (fundamentalmente los niños): zumo y bocadillo o bollería.

Cena: sopas y cremas, así como un capricho dulce antes de acostarse.

Este apego a la Dieta Mediterránea se ve reflejado también en los hábitos de compra. Las frutas y hortalizas son los productos con mayor rotación en el hogar. De hecho, los españoles acuden 113 veces al año a comprarlos (unas 3 veces al mes). A bastante distancia se sitúa el pan fresco (95 veces al año), la carne fresca, tanto procesada como sin procesar (54 veces), los fiambres y embutidos (45 veces) y el pescado y marisco fresco (28 veces).

Cocina saludable y plato único, aunque más completo
Las recomendaciones en cuanto a hábitos saludables que llegan, tanto desde la Administración como desde el ámbito médico, la televisión y las redes sociales ha hecho mella en los consumidores quienes, preocupados por su salud, han ido variando la preparación de los platos. Los fritos han ido cayendo cada vez más, a favor de la plancha o los alimentos sin procesar, como es el caso de las ensaladas.

También se han simplificado los menús. De las 9 comidas y cenas que, de media, realizamos en el hogar, sólo una de cada cuatro consta de primer plato. Esto representa un 6% menos que en 2011. Lo que hacemos ahora es sustituir ese primer plato por una ensalada para compartir en el centro de la mesa o, incluso, directamente optamos con el plato principal como comida única. Lo que sí hacemos al elegir esa opción es elaborar recetas más completas y con más ingredientes en cada plato.

Por último, el estudio refleja que, aunque nuestros horarios distan mucho de parecerse a los de otros países europeos, sí que hemos adelantado un poco la hora de todas las comidas. Crecen los desayunos antes de las 9 de la mañana, las comidas antes de las 14h y hay cada vez más cenas antes de las 22h.

¿Te ha gustado este contenido? Déjanos tu valoración
[Total: 0 Media: 0]

Suscríbete

Recibe en tu email nuestras recetas y los mejores consejos nutricionales