Home / Salud / Casi 2 de cada 10 consumidores ya compran alimentación online

El comercio electrónico es ya una realidad. Los españoles compramos cada vez más «online» y parece que empezamos a perder el miedo a las compras en el mundo virtual, en unos sectores más que en otros. Los viajes y el ocio se sitúan en cabeza y empezamos a dar algunos pasos en el sector alimentario. Casi 2 de cada 10 consumidores compran ya alimentos online según el informe «Comercio conectado» elaborado por la consultora Nielsen.

Aunque pueda parecer aún una cifra baja, comparada con otros segmentos del mercado, lo cierto es que el año 2015 ha sentado las bases de la digitalización del sector alimentario. El carrito online del gran consumo ha crecido un 10% con respecto a 2014, según los datos del Panel Detallistas de Nielsen, y para este año 2016 se esperan crecimientos muy superiores a los de los últimos años.

Los productos frescos, asignatura pendiente en la compra online
La asignatura pendiente para la compra online de los españoles siguen siendo los productos frescos. Apenas un 13% se decanta por este canal para hacer su compra de frutas y verduras. Sí que existe un porcentaje mayor de consumidores que utilizan webs y aplicaciones para recabar información sobre estos productos pero, a la hora de la verdad, no llegan a culminar la compra por medios electrónicos. Las principales barreras son el miedo a no poder elegir el producto (como ocurre cuando se adquiere en un establecimiento físico), a que éste llegue deteriorado o que no cumpla con la expectativas. Un elevado porcentaje de los consumidores teme que los productos frescos que compra online no tengan la suficiente frescura o, incluso, que estén cercanos a su caducidad. Y nada más lejos de la realidad. Los «retailers» son conscientes de que, si quieren que esté mercado crezca, deben ganarse la confianza de los compradores y eso es algo que sólo se consigue ofreciendo productos de calidad.

Los compradores confían un poco más en los productos alimentarios envasados, de modo que un 18% asegura comprarlos online. Esta cifra, además, seguirá subiendo puesto que muchos consumidores no asocian las trabas que mencionábamos antes con este tipo de productos. Saben que productos como el aceite de oliva, las conservas u otros productos de alimentación seca van a llegar a sus hogares en las mismas condiciones que si los hubieran comprado en el lineal del hipermercado.

En cualquier caso, cabe señalar que un 41% de los usuarios utilizan Internet para ver y comparar precios de productos alimentarios, un 34% lo hacen para obtener información de los productos y un 30% busca en la red ofertas y promociones, por lo que está claro que este canal se ha convertido en un elemento imprescindible para la cesta de la compra.

Lejos de sectores como el ocio
A pesar de esta evolución, al sector de la alimentación aún le queda un largo camino por recorrer para situarse en cifras cercanas a la de la compra de ocio online. Un 67% realiza compras relacionadas con los viajes a través de Internet, ya sean billetes de avión o de tren, paquetes vacacionales, reserva de hoteles o alquiler de coches. Lo mismo ocurre con las entradas para espectáculos (cine, conciertos, teatro, eventos deportivos), donde un 58% las adquiere online. Incluso, en el sector de la moda que, a priori, se pensaba que iba a toparse con barreras (como la de no poder probarse la ropa que se compra), ya alcanza un 54%. En este último caso, los compradores prefieren evitar ir a la tienda y hacer cola en los establecimientos, optando por probarse la ropa en casa, tranquilamente.

Los libros y la música (49%), los videojuegos (33%), los ordenadores y dispositivos móviles (32%) y los productos de cosmética y cuidado personal (30%) son otros de los sectores que se sitúan por encima de la alimentación en las compras online.

Según el director general de Nielsen Iberia, Gustavo Núñez, «el consumidor esta cada vez más conectado y eso significa un comprador cada vez más inteligente. Internet es una fuente ingente de información sobre los productos que queremos adquirir, aunque la compra se materialice en un espacio físico. Buen ejemplo de ello son los productos frescos, esenciales en la cesta de la compra de los españoles y con un fuerte componente emocional y sensorial, fundamental para ese 76% que disfruta haciendo la compra. Pero, a pesar de ello, muchos se informan antes sobre estos productos en Internet, especialmente para comparar precios y buscar promociones, precisamente dos de los comportamientos que más se han interiorizado con la crisis y que han llegado para quedarse». Cada vez son más frecuentes las tiendas digitales de productos como el aceite e oliva, encontrándose en estas productos que ofrecen un mayor valor añadido y que no siempre están en los lineales del supermercado. Este es el caso de la Tienda de Aceites de Oliva La Española.

¿Te ha gustado este contenido? Déjanos tu valoración
[Total: 0 Media: 0]

Suscríbete

Recibe en tu email nuestras recetas y los mejores consejos nutricionales