Cocido madrileńo

Ingredientes

Ingredientes para 4 comensales:

  • 2 huesos de ternera
  • 1 hueso de cerdo
  • 400 gr de pollo
  • 6 pencas cocidas
  • 1 chorizo grande
  • 80 gr de panceta
  • 400 gr de carne de ternera
  • 50 gr de escaleta de ternera
  • 300 gr de garbanzos
  • 1 cebolla
  • 3 patatas
  • 1 morcilla de carne
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

El cocido madrileńo es, como su propio nombre indica, el plato más típico de la capital. Si investigas bien, puedes encontrar lugares en Madrid en los que te sirven un cocido riquísimo sin cobrarte demasiado, pero con esta receta ya no hace falta que des vueltas por ahí porque te va a quedar un plato de restaurante.

Es importante que la cocción del cocido en sí va a durar unas horas pero no tenemos que estar pendientes todo el rato de ello. También, tenemos que recordar poner los garbanzos en remojo la noche anterior para que no den dolor de estómago cuando los comamos.

1. Vamos a comenzar poniendo agua en una cacerola bastante grande (la más grande que tengamos) y dejando que se caliente. Cuando empiece a hervir, echamos en ella un puńadito de sal y otro de pimienta seguido del aceite de oliva virgen, los garbanzos, las pencas, la cerne de ternera y los huesos de ternera y el hueso de cerdo. Además, echamos la cebolla, que previamente pelamos y cortamos en gajos grandes. Todo ello lo dejamos cociéndose a fuego fuerte durante una hora.

2. Pasada la hora, echamos en la cacerola la carne de pollo, el chorizo, la panceta y la morcilla de carne, y dejamos que se siga cociendo durante 1 hora y media más.

3. Entonces, podemos ańadir las patatas, previamente peladas, a la cacerola y dejar que siga cociendo hasta cumplir con las 3 horas estimadas.

4. Pasados 20 minutos de reposo después de toda la cocción del cocido, lo servimos por partes. Para ello, colamos el caldo de la cocción de todos los ingredientes. Si queremos, podemos cocer unos fideos y echarlos para hacer sopa.

5. Por otro lado, servimos los garbanzos en una fuente aparte. Y, en otra fuente, colocamos la cebolla, las patatas y las diferentes carnes cortadas a nuestro gusto y separadas para que cada uno coma lo que le gusta.

Si queremos, podemos comer los garbanzos sin meterlos en el caldo y aderezarlos con un poco de aceite de oliva virgen que queda muy rico. además, es conveniente poner el aceite en la mesa para echarlo por encima de las carnes a la hora de comerlas.

¿Te ha gustado este contenido? Déjanos tu valoración
[Total: 0 Media: 0]

recetas relacionadas

Caldo de marisco

Caldo de marisco

NULL

Fideuá gratinada con ajo tostado

Conejo guisado con setas

Conejo guisado con setas

NULL

Ensalada de Pasta con Paté

Suscríbete

Recibe en tu email nuestras recetas y los mejores consejos nutricionales