Croquetas de jamón ibérico y pavo Spanish Mezclar dos tipos diferentes de carne, como es el pavo y el jamón ibérico, es asegurarse un resultado positivo cuando probemos el plato. En este caso,

Croquetas de jamón ibérico y pavo

Croquetas de jamón ibérico y pavo

6 Personas /
75 00:00:75 min

Ingredientes

Ingredientes para 6 comensales:

1 cebolla
400 gr de jamón ibérico
400 gr de pechuga de pavo
2 huevos duros
5 cucharadas de harina
1 l de leche
Aceite de oliva virgen
Sal al gusto

Ingredientes para la fritura:
Harina
2 huevos batidos
Pan rallado
Aceite de oliva suave

Preparación

Mezclar dos tipos diferentes de carne, como es el pavo y el jamón ibérico, es asegurarse un resultado positivo cuando probemos el plato. En este caso, os presentamos unas croquetas de jamón ibérico y pavo , una manera de cocinar estos ingredientes que suele conquistar todos los paladares.
1. Colocamos una cacerola en el fuego con un chorrito de aceite de oliva virgen, y lo dejamos calentar. Cuando esté listo, echamos la cebolla, previamente pelada y picada, y dejamos que se poche. Cuando vaya cogiendo color, podemos echar la pechuga de pavo y el jamón ibérico, ambos muy picados (como cuando tenemos carne machada).
2. Cuando la cebolla esté muy dorada y las carnes completamente cocinadas, echamos 5 cucharadas de harina en la cacerola bajando el fuego y sin dejar de remover. La harina debe tostarse un poquito antes de empezar a hacer la bechamel.
3. Con la harina ya tostada, empezamos a pasar la batidora eléctrica a la vez que vamos echando el litro de leche. Tenemos que hacerlo poco a poco para que la harina no forme grumos, así que tengamos paciencia.
4. Cuando veamos que tenemos una bechamel sin grumos y consistente, dejamos de pasar la batidora eléctrica y echamos los huevos duros muy picados y la sal al gusto. Lo removemos un poco con la cuchara de madera y sacamos la cacerola del fuego. Para que la bechamel se endurezca y podamos hacer las croquetas, necesitamos dejarla en un bol tapado con papel transparente y, cuando se haya enfriado un poco, la metemos en la nevera.
5. Con la bechamel ya dura, podemos empezar a coger pequeñas porciones y darles formas de croquetas con las manos. A continuación, las vamos pasando por un plato con huevo batido y, a continuación, por otro que contenga el pan rallado.
6. Cuando ya tenemos todas las croquetas listas, las freímos en una sartén con aceite de oliva suave en abundancia. Cuando estén doradas, las sacamos de la sartén y las dejamos durante 5 minutos en un plato con papel absorbente para que escurran el aceite.

Suscríbete

Disfruta con nuestras recetas, ofertas, vídeos, juegos y promociones