Conejo guisado con patatas y setas Spanish Las patatas y las setas son dos alimentos que se combinan a la perfección para una guarnición. Además, en este caso tenemos un conejo guisado con pat

Conejo guisado con patatas y setas

Conejo guisado con patatas y setas

2 Personas /
50 00:00:50 min

Ingredientes

Ingredientes para 2 comensales:

1/2 conejo
1/2 cebolla
1/2 zanahoria
4 patatas
200 gr de setas
2 dientes de ajo
1/2 cucharada de orégano
1/2 cucharada de finas hierbas
1/2 cucharada de laurel molido
1/2 cucharada de romero
2 cucharadas de harina
2 cucharadas de tomate frito
1 vaso de vino blanco
Perejil fresco
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta al gusto

Preparación

Las patatas y las setas son dos alimentos que se combinan a la perfección para una guarnición. Además, en este caso tenemos un conejo guisado con patatas y setas, es decir, el acabose si nos paramos a pensar en cómo puede ser el resultado. Si realmente te gusta el conejo, tienes que probar a hacer esta receta y verás cómo se convertirá en una de esas a las que recurres habitualmente.
1. Para cocinar este plato vamos a empezar por poner el conejo en trozos en un bol dos horas antes y macerarlo con el vino tinto, el tomillo, el orégano y el romero. Lo mezclamos bien y echamos, además, los clavos de olor,, la pimienta en grano y las finas hierbas. Cuando todos los ingredientes estén integrados, metemos el bol en la nevera y lo dejamos reposando durante 2 horas.
2. Pasadas las 2 horas, sacamos los trozos de conejo del bol y reservamos todo el jugo de la maceración para más adelante. Ponemos una cacerola amplia en el fuego y echamos un chorrito de aceite de oliva virgen para sofreír en él el conejo previamente enharinado. Cuando los trozos de conejo estén doraditos, los sacamos de la cacerola y los dejamos escurriendo en papel absorbente.
3. En la misma cacerola y aprovechando el mismo aceite, freímos la cebolla picadita. Cuando esté pochada, añadimos los dientes de ajo y el pimiento, ambos picados. Cuando vayan cogiendo textura blandita, echamos la zanahoria en rodajas y las setas cortadas en trocitos pequeños.
4. Cuando las verduras están cogiendo color, echamos el jugo de la maceración del conejo y dejamos que se reduzca un poco bajando el fuego.
5. Ahora vamos a echar los trozos de conejo de nuevo en la cacerola, que ya habrán soltado el aceite innecesario, y los removemos bien para que se impregnen del sabor de las verduras.
6. Echamos el vaso de vino junto con uno de agua y el perejil picado en la cacerola, y lo dejamos reducir antes de condimentar aún más el conejo. Vamos a estar pendientes de la salsa por si hubiera que echar más agua en función de lo rápido que se vaya consumiendo.
7. A media cocción, echamos en el guiso las patatas, las cuales hemos pelado y cortado previamente en trozos que no sean muy grandes.
8. Cuando el conejo esté tierno y la salsa tenga una consistencia típico de un guiso, ya podemos servir el conejo. Pero antes, debemos decidir si queremos pasar la batidora por toda la salsa o si queremos dejar algunas verduras enteras, como puede ser la zanahoria y las setas que están cortadas en trozos más grandes.

Suscríbete

Disfruta con nuestras recetas, ofertas, vídeos, juegos y promociones