Canelones con mousse de oca

Canelones con mousse de oca

8 Personas /
75 min


Ingredientes

Ingredientes para 8 comensales:

500 gr de pasta de canelones
500 gr de carne de ternera
400 gr de butifarras de cerdo
125 gr de mousse de oca
400 gr de carne picada de ternera
2 dientes de ajo
1 vaso de vino dulce
Caldo de carne
4 cucharadas de harina de maíz
1 litro de leche
Mantequilla
Queso rallado
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta al gusto

Preparación

Leemos "canelones con mousse de oca" y nos suena a que va a ser una receta bastante elegante, más típica de una situación formal. ¿Es demasiado exótico utilizar mousse de oca para unos canelones? Desde luego, no es una receta común, pero tampoco necesitamos una ocasión tan especial para hacerla. Buenos amigos y buenos aperitivos son más que suficiente para compartir estos canelones.
1. Ponemos aceite de oliva virgen en una cacerola amplia en el fuego y, cuando esté caliente, echamos en él los ajos picaditos. Antes de que empiecen a dorarse, echamos la carne troceada en la cacerola con un poquito de sal al gusto y dejamos que coja el sabor del ajo mientras se dora.
2. Cuando la carne vaya cogiendo color, echamos las butifarras troceadas a la cacerola y dejamos que se sellen un poco antes de echar el mousse de oca. Salpimentamos todo lo que tenemos en la cacerola a nuestro gusto y dejamos que se haga a fuego lento.
3. Cuando toda la carne vaya estando más o menos en su punto, echamos el vaso de vino y dejamos que se reduzca. Entonces, vamos añadiendo vasos de caldo según lo que vaya reclamando la carne para que quede tierna. Cuando esté lista, apagaos el fuego y la dejamos reposar.
4. En una cacerola aparte con agua abundante y un toque de sal al gusto vamos a cocer la pasta de los canelones hasta que quede al dente. Entonces, la sacamos con la ayuda de una espumadera y dejamos que las placas escurran el agua en un trapo.
5. Cuando la pasta esté lista, vamos a rellenar cada placa con la mezcla de carne y mousse de oca, y las colocamos en una fuente amplia, una al lado de otra (no hacemos dos pisos de canelones, si no caben en una fuente utilizamos dos diferentes).
6. Por último, vamos a hacer la bechamel y para ello tenemos que utilizar una cacerola grande y echar en ella una cucharadita de mantequilla. Cuando esté disuelta, echamos la harina de maíz sin dejar de remover y bajando el fuego para que no se queme. Salamos un poco la harina y, poco a poco y a la vez que vamos pasando la batidora, echamos la leche hasta conseguir una bechamel consistente y sin grumos.
7. Bañamos los canelones con la bechamel, espolvoreamos el queso rallado y, con el horno precalentado a 180º, los metemos hasta que el queso quede doradito en su punto.

Suscríbete

Disfruta con nuestras recetas, ofertas, vídeos, juegos y promociones