Albóndigas de bacalao con piñones

Albóndigas de bacalao con piñones

8 Personas /
75 min


Ingredientes

Ingredientes para 8 comensales:

1 kg de patatas
1 huevo
1 kg de bacalao en salazón
1 cucharada de pimentón dulce
1 manojo de perejil
1 cucharada de canela
4 cucharadas de piñones
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto

Preparación

Las albóndigas son una manera de hacer la carne en la que es muy fácil innovar con nuevos ingredientes, pues todo va picado y muy mezclado, por lo que el sabor final a veces resulta inesperado. En este caso, os proponemos unas albóndigas de bacalao con piñones que se salen de lo habitual? ¡no encontrarás un sabor igual! Lo único importantes es tener tiempo y conseguir un bacalao que tenga buen sabor.
El día anterior a cocinar estas albóndigas, ponemos el bacalao a remojo en un bol con abundante agua y colocado de tal forma que la piel esté hacia abajo. Cambiamos el agua entre 3 y 4 veces para que pierda la sal.
1. Lavamos bien las patatas y las ponemos a cocer sin pelarlas en una cacerola con abundante agua y un poquito de sal al gusto. Cuando estén tiernas, las sacamos y las dejamos escurrir. Cuando estén frías, las pelamos y las cortamos en trozos medianos.
2. Ahora metemos en ese mismo agua el bacalao, que se debe cocer sin llegar a quedar demasiado tierno. Cuando esté listo, lo sacamos con la ayuda de una espumadera y lo dejamos enfriar para, posteriormente, quitarle la piel y las espinas, y poner las desmigarlo en un plato.
3. Cortamos las hojas de perejil dejándolas muy picadas y ya las tenemos preparadas.
4. Calentamos un chorrito generoso de aceite de oliva virgen extra en una cacerola y echamos en ella los piñones y el pimentón sin dejar de remover para que este último no se queme. Un par de minutos más tarde, los sacamos de la cacerola.
5. En un bol machacamos las patatas con el bacalao hasta que ambos ingredientes queden completamente unidos. Entonces, podemos añadir la yema de huevo (reservamos la clara del huevo) junto con el perejil picado que ya teníamos preparado, la canela y el sofrito de piñones y pimentón, que ya se habrán enfriado.
6. Amasamos con las manos hasta que todos los ingredientes se integren y, añadimos sal y pimienta al gusto. Entonces, tapamos la masa y la dejamos en la nevera durante una hora al menos.
7. Pasada la hora, damos forma a nuestras albóndigas cogiendo pequeñas porciones de masa con las manos y las pasamos por la clara de huevo batida. A continuación, ponemos una sartén en el fuego con aceite de oliva virgen extra y las freímos hasta que estén doradas. Entonces, las dejamos sobre un papel absorbente para que suelten el exceso de aceite.
Cualquier salsa que nos guste para las albóndigas es bienvenida para añadir a este plato.

Suscríbete

Disfruta con nuestras recetas, ofertas, vídeos, juegos y promociones