Albóndigas de atún, requesón y calabacín

Albóndigas de atún, requesón y calabacín

3 Personas /
45 min

Ingredientes

Ingredientes para 3 comensales:

2 huevos
1 diente de ajo
1 rama de perejil
Azafrán en rama
325 gr de atún
1 calabacín
Pan rallado
2 cucharadas de requesón
Caldo de pescado
Aceite de oliva suave
Sal al gusto

Ingredientes para la salsa:
2 cucharaditas de aceite de oliva virgen
1 calabacín
2 cebollas
Pimienta molida
2 hojas de laurel
1 diente de ajo
1 zanahoria
Sal y pimienta al gusto

Preparación

Las albóndigas de atún, requesón y calabacín tienen una mezcla de sabores que, cuando las probamos, se nos hacen los ojos chiribitas. Los tres ingredientes principales son muy versátiles de por sí, por lo que juntándolos se convierten en una explosión de sabor para nuestros paladares. ¿Cómo pueden estar tan ricas?
1. Comenzamos batiendo los huevos junto con el diente de ajo, las hebras de azafrán, el perejil y un poquito de sal al gusto. a todo esto le añadimos el requesón y continuamos batiendo.
2. Desmigamos el atún y rallamos el calabacín, y lo añadimos a la mezcla de huevo con requesón. Por último, integramos el pan rallado junto al resto de ingredientes y lo amasamos bien para que se mezclen los sabores.
3. Con esta masa de atún, requesón y calabacín hacemos las albóndigas, es decir, cogemos pequeñas porciones y les damos la clásica forma de las albóndigas. Cuando las tenemos listas, poneos aceite de oliva suave en una sartén y las freímos hasta que queden doraditas. Entonces, las sacamos del fuego y las dejamos reposar en un plato con papel absorbente.
4. Para hacer la salsa de las albóndigas necesitamos echar aceite de oliva virgen extra en una cacerola y calentarlo a fuego medio. En él vamos a sofreír la cebolla picadita y, cuando esté doradita, echamos el calabacín y la zanahoria, ambos cortados en trocitos muy pequeños.
5. Cuando la verdura esté blandita, echamos el caldo de pescado junto con la sal y la pimienta al gusto, y un par de hojas de laurel. Lo dejamos 10 minutos a fuego lento antes de pasar la batidora hasta conseguir una textura más líquida y sin apenas grumos.
6. Entonces, echamos las albóndigas en la cacerola y las dejamos 10 minutos en el fuego bien bañadas con la salsa para que cojan el sabor.

Suscríbete

Disfruta con nuestras recetas, ofertas, vídeos, juegos y promociones