8 tipos de sal y cómo usarlas en tu cocina diaria

La sal es, probablemente, el condimento más antiguo que se conoce. Utilizado a lo largo de los siglos para aderezar los alimentos fue, durante mucho tiempo, uno de los pocos conservantes que existían para alargar el tiempo de caducidad de los alimentos perecederos. ¿Conocéis los diferentes tipos de sal? ¿O su uso más adecuado en la cocina? Hoy conocemos mejor este ingrediente milenario fundamental para muchas de nuestras recetas.

Sal genérica

La sal aporta al organismo nutrientes esenciales, como el sodio, el magnesio o el yodo, que ayudan a regular la actividad nerviosa y muscular del cuerpo. Eso sí, hay que consumirla con moderación: la Organización Mundial de Salud recomienda consumir un máximo de 5 gramos al día de sal para evitar problemas como la hipertensión arterial, que podrían causar problemas cardiovasculares.

Un poco de historia

La sal está presente en el mundo desde tiempos inmemoriales. Fueron muchas las civilizaciones que basaron su desarrollo en el comercio de este ingrediente. Tan valioso era que, en la antigua Roma, los centuriones cobraban su sueldo en sal (de donde procede la palabra “salario”). En otras regiones, como en Mongolia, la moneda que utilizaban era una pieza elaborada con sal.

Y es que, como decíamos, mucho antes de que la electricidad llegase al mundo, este ingrediente era el único medio de que se disponía para conservar los alimentos y sobrevivir largos periodos de tiempo (travesías en barco, guerras, inviernos duros…). Hoy es un producto al alcance de todo el mundo, pero durante largos periodos los impuestos que existían sobre este ingrediente eran altísimos y constituían uno de los ingresos más importantes de las arcas de los países, tal y como recoge el Instituto de la Sal.

Tipos de sal

En la actualidad, encontramos diferentes tipos de sal en el mercado, cada uno de ellos con unas características especiales y más indicado para unas preparaciones u otras. ¡Vamos a conocerlos!

Sal marina

La sal marina es la que se obtiene por evaporación del agua de mar y no pasa por ningún tipo de refinado. Por este motivo, su tamaño es mayor (la solemos conocer como sal gruesa). Es ideal para preparar pescados y carnes, así como todo tipo de productos a la parrilla o a la plancha. Esta clase es rica en sodio, calcio, magnesio y manganeso.

Sal gruesa marina

Sal fina de mesa

La sal fina de mesa es la marina, pero sometida a un proceso de refinado para que, al molerla, las partículas sean más finas. Es la que utilizamos normalmente para condimentar guisos y aliñar ensaladas.

Flor de sal

La flor de sal es la extraída de la capa que se forma en la superficie de las salinas, donde se está produciendo la evaporación. De ahí que su textura sea ligeramente húmeda, su forma algo más redondeada y presentas un tono más violáceo. Es muy utilizada en otros países, como Francia, sobre todo la que precede de las famosas salinas de Guérande, para finalizar los platos con un toque más sofisticado. En España, donde contamos con importante salinas en distintas zonas de España, como Lanzarote, Ibiza, Tarragona, Huelva o Alicante, también encontramos este tipo de sal.

Flor de sal rosa del Himalaya

La flor de sal rosa del Himalaya se trata de una sal fósil, es decir, procede de una roca. Se recoge en los estratos ecológicos sedimentarios, que son restos de un océano de hace 200 millones de años. Es una sal de gran pureza con un característico color rosa, debido a su contenido en hierro. Su sabor es ligeramente más amargo y es perfecta para sazonar ensaladas y pescados. Como curiosidad, en el mercado la podemos encontrar molida o en forma de roca (para usar ésta última necesitaremos un rallador o molinillo).

Sal del Himalaya

Sal ahumada

La sal ahumada es un tipo de sal que se ha sometido a un proceso de ahumado, lo que le otorga un característico sabor que la hace ideal para marinar o ahumar pescados. Tiene un sabor bastante intenso y un color más oscuro.

Sal ahumada

Sal negra

La sal negra es una sal que se mezcla con carbón vegetal activo, lo que le confiere ese color negro. Su sabor es más intenso y, por su peculiar color, se utiliza como elemento decorativo en muchos platos.

Sal negra

Sal maldon

La sal Maldon es una sal que procede del estuario del río Blackwater, ubicado en el condado de Essex (Reino Unido). Se elabora siguiendo un proceso artesanal y muy laborioso, que da como resultado unos cristales en forma de escamas. Se utiliza para sazonar carnes (siempre después del cocinado), pero también en aperitivos y como toque sutil para finalizar muchos platos.

Sal aromatizada

La sal aromatizada en el mercado también diferentes tipos de sales aromatizadas con diferentes ingredientes, que aportan a las recetas los aromas y sabores propios del ingrediente que se ha usado en ellas. Una de las más conocidas, muy usada en los países del centro de Europa para condimentar aperitivos, como el queso, es la sal de apio.

Sal aromatizada

¿Cuántos de estos tipos de sal habéis utilizado en vuestros platos? ¿Conocéis otras variedades más exóticas?

Os recomendamos la receta de lomo a la sal 🙂

¿Te ha resultado útil este post? ¡Ayúdanos a mejorar y puntúalo!
[Total: 3 Media: 5]

Discussion — No responses