Cómo cocinar con microondas

En muchos hogares, el microondas ha quedado relegado para su uso a la hora de descongelar o recalentar alimentos. Sin embargo, se trata de un electrodoméstico muy útil que puede convertirse en un gran aliado cuando tenemos poco tiempo o cuando volvemos a la rutina del trabajo y no disponemos de otros elementos en la cocina, como el horno. ¿Qué alimentos se pueden cocinar en el microondas? ¿Qué utensilios nos pueden ser de utilidad? Aquí van algunos consejos para simplificar este proceso

¿Qué alimentos se pueden cocinar en el microondas?

La respuesta es… casi todos. Obviamente, con las limitaciones de tamaño que implica el pequeño habitáculo que suelen tener casi todos los modelos de microondas. Salvando ese detalle, podemos cocinar desde huevos a verduras, pasando por patatas, pescados e, incluso, carnes.

Algunos modelos de microondas incorporan, además, un grill que nos permite lograr acabados similares a los del horno convencional.

cocinar pescado microondas

¿Qué utensilios nos pueden ser de ayuda?

A la hora de cocinar en microondas, podemos utilizar recipientes de cristal, de plástico o de silicona (¡atención, nunca metálicos!). En el mercado encontraremos diferentes utensilios que nos pueden ayudar a la hora de cocinar en microondas. Es el caso de diferentes modelos elaborados en silicona para llevar a cabo recetas como papillotes o verduras al vapor.

También encontramos útiles para elaborar tortillas dentro del microondas, cocinar huevos, patatas, etc. Y, por supuesto, tapas para evitar que el interior del electrodoméstico se ensucie durante el cocinado.

¿Qué debemos tener en cuenta cuando vayamos a cocinar con microondas?

Hay una serie de aspectos que deberemos tener en cuenta cuando vayamos a cocinar alimentos en el microondas. Veamos cuáles.

Cubrir siempre los alimentos: es una regla básica para que la cocción sea perfecta. Con ello evitamos, además, que los productos se sequen y que se cocinen más rápido preservando los sabores. Si no disponéis de una tapa apta para microondas, se puede usar un plato o cualquier recipiente de plástico.

Si vamos a cocinar alimentos sólidos, es mejor cortarlos en pequeños trozos uniformes para facilitar el cocinado y repartirlos sobre toda la superficie del recipiente que vayamos a utilizar para ello. Si tenemos trozos más gruesos, los colocaremos en la parte exterior del recipiente, dejando en el centro los más pequeños.

Es mejor utilizar recipientes redondos: ya que permiten que la cocción sea más homogénea.

Si se trata de líquidos, el mejor truco es ir parando la cocción y mezclando de manera periódica, con el fin de que la parte del centro se caliente igual que por el exterior.

Añadir siempre un elemento líquido: ya sea un chorro de aceite de oliva, un poco de agua o, incluso, una pequeña cantidad de vino, etc. Ayudará a que se genere más vapor y los productos se cocinarán mucho mejor.

Cuando saquemos los alimentos del microondas, hay que dejarlos reposar. De este modo, el calor se repartirá por todo el alimento y terminará de cocinarse.

¿Cómo cocinar con microondas los alimentos?

Para terminar, vamos a ver algunos ejemplos de cómo podemos cocinar los alimentos en microondas.

Huevos: si queremos cocinar huevos en el microondas, tenemos que tener en cuenta que jamás deben introducirse con la cáscara, ya que ésta puede estallar. Podemos usar un plato o alguno de los utensilios especiales que existen para cocinar en microondas. Si queremos un huevo pasado por agua, necesitaremos entre 15 y 30 segundos de cocción (dependiendo de la potencia). Para un huevo duro emplearemos 1 minuto. También podemos hacer huevos al plato (aproximadamente en 1 minuto también), condimentándolos con lo que más nos guste: sal, pimienta, especias, hierbas aromáticas o, incluso, beicon o jamón.

Patatas: el microondas nos permite cocer o asar patatas en un tiempo mucho menor que si las hacemos en una olla o en el horno convencional. Para ello, lavaremos las patatas, las cortaremos (con piel o sin ella, a nuestro gusto) y las pondremos en el microondas añadiendo unas gotas de agua. También podemos cocinarlas enteras, envueltas en un papel de cocina humedecido. Normalmente, necesitaremos unos 3 minutos de cocción para las más pequeñas y unos 7 para las más grandes.

Verduras: la mayor parte de las verduras se pueden cocinar en microondas. Las de mayor tamaño las cortaremos en trozos uniformes, como dados o rodajas. Otras, como los espárragos, se pueden cocinar enteras. Añadiremos un poco de agua o aceite de oliva y las cubriremos. Por ejemplo, los espárragos y los guisantes estarán hechos en apenas 3 minutos; el calabacín o las judías verdes necesitarán en torno a 4 minutos; el brócoli, al menos 5 minutos; la zanahoria en torno a 8; y las alcachofas, 15.

cocinar verduras microondas

Cereales: arroz, quinoa o bulgur son cereales que también podemos cocinar en el microondas. Solo tenemos que meterlos en un recipiente y añadir el doble de agua o de caldo. Lo cubriremos con una tapa y lo dejaremos cocinar durante 10º 12 minutos. Algunos de ellos, como la sémola de trigo necesitarán menos tiempo.

Pescados: son perfectos para su cocinado en microondas, aunque deberemos tener en cuenta escoger piezas de un grosor similar para que se hagan de manera homogénea. Un chorro de aceite, un poco de agua, vino y zumo de limón, unas hierbas aromáticas, como eneldo, y unos minutos de cocinado (aproximadamente, 1 minuto por cada 100 g de producto) serán suficientes para disfrutar de un delicioso plato.

¡Disfrutad de las mejores recetas invirtiendo menos tiempo en la cocina!

¿Te ha resultado útil este post? ¡Ayúdanos a mejorar y puntúalo!
[Total: 5 Media: 4.6]

Discussion — No responses