Samantha Lee: food art para que los niños coman

Que la gastronomía es un arte es una afirmación irrefutable desde hace ya tiempo. En el caso de Samantha Lee y su food art, una mamá de Malasia que se define como “food artist” o artista de la comida, esa afirmación llega un paso más allá. Y es que sus caprichosas creaciones, donde juega con el color y las formas para ayudar a su hija mayor a comer de manera saludable, han dado la vuelta al mundo y son todo un éxito en la red social Instagram (@leesamantha), donde cuenta con 725.000 seguidores. Son obras efímeras, pero arte al fin y al cabo.
Princesa

¿Os cuesta que vuestros hijos coman platos saludables? ¿Se niegan a tomar frutas o verduras? ¿Quizá pescado o huevos? Si la respuesta es afirmativa, probablemente os convenga pasar por la página de Samantha Lee (leesamantha.com) y echar un vistazo a sus creaciones. No vamos a negar que hace falta un poco de imaginación y, sobre todo, de maña para lograr reproducir sus creaciones, pero… ¡todo es ponerse! Las herramientas son sencillas: comida (muchas veces, sobras de otras recetas, ya que es una firme defensora de poner freno al desperdicio de comida), un cuchillo y unas tijeras.
CiudadLa imaginación al poder
Personajes infantiles, como Hello Kity, Nemo, Blancanieves, Cenicienta, Snoopy, Charlie Brown, Peppa Pig o la Sirenita; personajes de películas, como King Kong o M.A. Barracus (del Equipo A), Cruela de Vil o Batman; deportistas, como Mohamed Ali (Casius Clay); músicos, como Adele o Lady Gaga; ciudades del mundo, como París o Nueva York; artistas, como Frida Kahlo; y hasta videojuegos, como los famosos Pokemon Go… Nada se le resiste a esta artista de la comida a la hora de componer sus creaciones con elementos naturales y, sobre todo, saludables. Sus platos cuentan historias, es como estar delante de un cuento, participando en su creación y el resultado es, como podéis ver en las imágenes, absolutamente espectacular.
PokemonGOTodo empezó, como decíamos, con un objetivo: animar a su hija mayor a probar todo tipo de comida. Que fuese tan atractiva a la vista como para no encontrarse un “eso no me gusta” por respuesta. Hoy en día es la niña quien le ayuda a crear sus obras de arte, en los que emplea una hora y media de tiempo, según ha reconocido la propia artista.

Eso no significa que los platos sean solo visuales… Deben saber bien y ser sabrosos porque los niños no son tontos y por muy bonito que sea el exterior, el sabor debe responder del mismo modo para que no se sientan engañados.
Art food King Kong
El mejor modo de que los niños prueben nuevos ingredientes
El proceso comienza con un boceto en papel para definir, a grandes rasgos, el plato que va a crear. Obviamente, con los tiempos que corren, probablemente dedicar una hora y media a crear un plato esté al alcance de muy pocos, por eso Samantha Lee recomienda hacerlo en ocasiones especiales, sobre todo cuando se quiere introducir algún alimento nuevo en la dieta de los más pequeños. También puede ser un modo perfecto a involucrar a los niños en la cocina o, incluso, a modo de entretenimiento los fines de semana. Hay quien hace manualidades, así que el arte con la comida puede ser una más… aunque un poco más original.

Muchas marcas de alimentación y agencia de publicidad de todo el mundo se han interesado por su trabajo y ha colaborado con ellas en diferentes eventos, en muchos de ellos para concienciar de la importancia de que los más pequeños sigan una dieta equilibrada que contenga todo tipo de alimentos.

Viendo sus platos… ¿alguien se anima a intentarlo? Si lo hacéis, ¡hacednos llegar vuestras fotos!

Discussion — No responses