Alimentos antiedad: contra el paso del tiempo

Nos guste o no, es ley de vida: el paso del tiempo provoca, inexorablemente, cambios en nuestro cuerpo. Los huesos se debilitan, nuestra vista se resiente, aparecen las primeras arrugas… Sin embargo, una alimentación adecuada puede ayudarnos a combatir los signos de la edad y, en cierto modo, hacer retroceder (o al menos parar) el reloj del envejecimiento.

Antioxidantes, proteínas, vitaminas, isoflavonas, calcio, omega-3 o hierro son algunos de los compuestos orgánicos que pueden contribuir a ello. Y en ciertos productos están más presentes que en otros, por lo que, podría decirse que estamos ante alimentos anti-aging o anti-envejecimiento. ¡Vamos a ver cuáles son!

Antioxidantes
La oxidación es una de las principales causas del envejecimiento prematuro de las células. Sin embargo, la naturaleza, que es muy sabia, nos ofrece antioxidantes naturales a través de diferentes alimentos. Uno de los más importantes es el aceite de oliva. Sus polifenoles ayudan a prevenir el envejecimiento, tal y como afirman diferentes estudios científicos. Uno de ellos, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Granada hace algún tiempo, demostró los efectos beneficiosos de una dieta basada en el consumo de aceite de oliva virgen frente a aquellas que utilizaban otras grasas. Estudiaron los efectos de las grasas sobre las mitocondrias (el centro neurálgico de las células), que son las encargadas de producir la energía necesaria para la vida. De este modo, descubrieron que el aceite de oliva permite que se acumule menos daño en ellas y, por tanto, previene el envejecimiento. Son especialmente importantes sus efectos frente al estrés oxidativo, que ayudan a contrarrestar la generación de radicales libres y, por tanto, hace que los tejidos envejezcan de manera más lenta.

También podemos encontrar en el mercado nutraceites ricos en antioxidantes, que contribuyen a lograr estos efectos.


Calcio
Otro de los efectos del paso de los años es la pérdida de calcio en los huesos que, sobre todo en mujeres, provoca osteoporosis, con el consiguiente riesgo de fracturas de huesos. La suma de ejercicio físico + vitamina D + calcio es una solución perfecta para evitar esa pérdida.

Los productos lácteos y sus derivados son una fuente estupenda de calcio, pero también productos alternativos, como la leche de almendras, con un contenido altísimo de este mineral.

Ácidos grasos Omega-3
El riesgo de sufrir problemas de vista y de padecer enfermedades como cataratas o degeneración macular también se incrementan con la edad. ¿La solución para retasar al máximo estos síntomas? Pues una dieta rica en ácidos Omega-3.

Algunos estudios aseguran que, dos raciones de pescado rico en Omega-3 (presente, sobre todo, en el pescado azul) pueden disminuir hasta en un 40% el riesgo de desarrollar este tipo de enfermedades.

Isoflavonas
Las isoflavonas son un compuesto que ayuda a incrementar la producción de colágeno en el cuerpo, mejorando sensiblemente el aspecto de la piel y contribuyendo a la reducción de arrugas. Las isoflavonas están presentes, sobre todo, en la soja, pero también en alimentos como las cerezas, las uvas, el té verde e, incluso, el vino y la cerveza.

Y no solo eso, además de mejorar la producción de colágeno, ayudan a aliviar los síntomas de la menopausia en las mujeres y protegen frente a problemas de próstata en los hombres.

Queratina
La queratina es una proteína que forma parte fundamental de las capas más externas de la epidermis y de tejidos como las uñas o el pelo. Con el paso de los años, se produce menos queratina, lo que provoca que el pelo sea más débil y tenga menos brillo. ¿La solución? Podemos incluir en nuestra dieta productos que ayudan a producirla, es decir, aquellos ricos en proteínas (carnes magras, pescados, yogures y lácteos) y en hierro (hígado y legumbres), ya que éste ayuda a la sangre a transportar oxígeno hasta los folículos pilosos.

Vitaminas
Para terminar, los productos ricos en vitaminas A, C y E también son fundamentales para la renovación celular, lo que mejora el nuestro aspecto externo. Ahora que llega la época, apostad por la sandía para tener una piel radiante, sin olvidar los frutos secos, cuyo poder antioxidante está fuera de toda duda.

Discussion — No responses