El aguacate es la fruta de moda, ¿quieres saber el motivo?

Duro por fuera y tierno por dentro, el aguacate se ha convertido en la fruta de moda. Sus propiedades saludables y su versatilidad en la cocina han contribuido a ello. ¿Conocéis todos los beneficios que aporta su consumo? ¿O todas las posibilidades que ofrece en la cocina? ¡Vamos a verlas!

Originario de América Central, de los bosques tropicales de México, el aguacate ya era consumido por los Aztecas y los Mayas. En este continente, durante mucho tiempo, se le llamó la “mantequilla de los pobres”, al contrario de lo que sucedió en Europa donde, durante mucho tiempo, fue un alimento reservado a la alta burguesía. Ya en el siglo XX, comenzó a cultivarse a gran escala al otro lado del Atlántico y se hizo más accesible para los consumidores. Aunque hay quienes lo consideran una verdura, el aguacate es, en realidad, una fruta procedente de un árbol denominado Persea americana, que puede llegar a medir 20 metros.

aguacate

Propiedades saludables del aguacate
Dicen los expertos que comer medio aguacate cada día sería una manera estupenda de cuidar nuestro corazón porque, aunque es muy rico en materia grasa, se trata de grasas insaturadas que, al igual que ocurre con el aceite de oliva, son muy buenas para la salud cardiovascular. Así pues, su consumo en beneficioso para controlar los niveles de colesterol y reducir los lípidos en sangre. Su alto contenido en fitoesteroles también contribuye a ello.

Asimismo, es muy rico en antioxidantes que protegen a las células de los daños provocados por los radicales libres, por lo que su consumo también está relacionado con la prevención de algunos tipos de cáncer, así como de otras enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Y cuenta con un alto contenido en fibra alimentaria, lo que también ayuda a prevenir enfermedades, como el cáncer de colon, además de tener gran poder saciante… ¡Perfecto para no pasarnos comiendo este verano!

Variedades y consejos de compra
El cultivo de aguacate se ha ido popularizando y, hoy en día, son muchos los países que lo comercializan, incluido España. Existen más de 400 variedades diferentes, aunque las que encontramos habitualmente en el mercado suelen ser la “Bacon”, de forma más redondeada y piel delgada, fina y brillante, que permanece verde incluso al madurar; la variedad “Fuerte”, algo más alargado, de piel fina, moderadamente brillante y superficie algo granulosa; la variedad “Hass”, con forma de pera y piel rugosa que se vuelve muy oscura al madurar; y la “Pinkerton”, con forma muy alargada, piel similar a la de la variedad “Hass”, con gránulos y fácil de pelar.

Se trata de una fruta bastante frágil y delicada. Dependiendo de cuándo la vayamos a comer, buscaremos aquellos ejemplares que se encuentren en la fase de maduración más adecuada. Algunas variedades, como hemos visto, nos indicarán su grado de madurez por el color de la piel; otras, porque la parte de la piel más cercana al pedúnculo se vuelve más ligera; y en otras tendremos que usar el tacto para comprobar si están en el momento óptimo.

Si los hemos comprado demasiado verdes y queremos que maduren más rápidamente, los podemos envolver en papel de periódico y dejarlos fuera del frigorífico, a temperatura ambiente. Otra opción es meterlos en una bolsa de plástico, junto con una manzana, y situarlos cerca de una fuente de calor.

Una vez en casa, hay que mantenerlos a temperatura fresca, aunque no muy fría (como máximo a 6ºC). A temperatura ambiente, cuando no están maduros, se pueden conservar hasta 5 días. Una vez maduros, es mejor ponerlos al fresco y durarán, como máximo, 2 o 3 días antes de empezar a estropearse. Y si lo habéis cortado en dos mitades y solo queréis utilizar una de ellas, se puede rociar con limón y envolverlo en film alimentario antes de guardarlo, para evitar que se oxide.

¡Ah! Y ojo al pelarlo… Hay que hacer un corte a lo largo, por la mitad y separar las dos partes. A partir de ahí, mejor sacar la pulpa con una cuchara para evitar cortes indeseados.

Preparaciones con aguacate
Su delicado sabor, su suave textura y las excelentes propiedades que aporta hacen de él un ingrediente ideal en la cocina. Simplemente cortado en láminas, con un chorro de aceite de oliva y unas escamas de sal por encima resulta un aperitivo perfecto y muy saludable, pero hay muchas más recetas donde se convierte en protagonista.

guacamole

Guacamole: esta receta mexicana es perfecta para estos días de calor, por la frescura que aporta y lo sencillo que es de preparar.
Ensaladas: acompañando de tomate, lechuga, cebolla o maíz, da un toque especial a cualquier ensalada. Aquí tenéis un ejemplo.
Tartares: es el compañero perfecto del salmón y del atún rojo a la hora de preparar un tartar, aporta colorido, textura y sabor al conjunto.
Smoothies: combinado con kiwi, limón o piña, da como resultado un saludable smoothie.
Tostas: el sabor del salmón ahumado y el aguacate forman un maridaje perfecto… Acompáñalo de una rebanada de un buen pan de semillas y tendrás un aperitivo ideal.

Tosta aguacate

• Con hamburguesas: ¿estáis acostumbrados a acompañarlas de tomate, lechuga, cebolla o queso? ¡Probad con aguacate! Veréis cómo cambia el conjunto final.
Recetas japonesas: como los makis, el chirashi o el temaki. Son presentaciones elaboradas con pescado, algas y otros ingredientes a los que el aguacate aporta un toque muy bueno.
Poke hawaiano: una de las últimas tendencias en cocina, el Poke hawaiano, elaborado con arroz, aguacate, salmón, atún y otros pescados marinados, cebolleta, tomates cherry y otros vegetales.
Postres dulces: a pesar de su sabor, es un ingrediente perfecto para postres como pudings, bizcochos o magdalenas.

¿Qué otra recetas preparáis vosotros con aguacate? ¿Es un ingrediente habitual en vuestras cocinas?

Discussion — No responses