5 alimentos para mantener tu cerebro en buena forma

¿Qué alimentos mantienen nuestro cerebro en forma? Vamos a centrarnos en los alimentos que nos van a ayudar este verano a mantener nuestro cerebro en forma, lo que es más importante incluso que mantener en forma nuestro cuerpo. Aunque el cerebro apenas representa el 2% del total del peso corporal, se trata de un órgano muy voraz y su “apetito” es diez veces superior al de otros órganos. De hecho, para funcionar, utiliza prácticamente el 20% del aporte calórico diario de nuestro cuerpo. Precisamente por ello, debemos cuidar la calidad de los nutrientes que tomamos, en beneficio de nuestras neuronas.

Teniendo en cuenta este dato, nuestro Top 5 de alimentos para un cerebro en forma está encabezado, cómo no, por el aceite de oliva virgen, al que acompañan otros como los pescados azules, las legumbres, los mariscos o el chocolate. Vamos a conocer los beneficios de cada uno de ellos en nuestro cerebro.

1. Aceite de oliva virgen: son muchos los estudios que, a lo largo de los años, han demostrado las bondades de nuestro aceite de oliva en el organismo. El más reciente, llevado a cabo por la Universidad de Temple, en Filadelfia (EE.UU.), asegura que su consumo protege la memoria y la capacidad de aprendizaje. Y no solo eso sino que, además, reduce la formación de placas de beta-amiloide y de ovillos neurofibrilares de proteína tau en el cerebro, o lo que es lo mismo, de los marcadores clásicos de la enfermedad de Alzheimer. No lo dudéis, ya sea en crudo o cocinado, convertid el aceite de oliva virgen en la grasa principal de vuestra alimentación.

Aceite de oliva

 

2. Pescados azules: más del 50% de la masa cerebral está constituida por lípidos y, de ellos, más del 70% son ácidos grasos pertenecientes a la familia de los omega 3. Estos ácidos grasos son fundamentales para garantizar el buen funcionamiento de las células y mantener en forma nuestras neuronas. De hecho, la carencia de este tipo de ácidos grasos podría alterar las funciones intelectuales y causarnos problemas de memoria. Los pescados azules son una fuente importante de este tipo de ácidos grasos, así que… ¡incluidlos en vuestra dieta!

Sardinas

3. Legumbres: la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) ya hizo hincapié en las bondades de estos productos cuando nombró, el año 2016, “Año Internacional de las Legumbres”. En el caso del cerebro, son especialmente importantes porque es un órgano denominado “glucodependiente”, es decir, que necesita azúcar para funcionar. Tiene, además, otra particularidad y es que consume más de 5 gramos cada hora pero es incapaz de almacenar esta azúcar, por lo que se aprovisiona de ella a través del sistema sanguino, gracias a la alimentación. Pero ¡ojo! No todas las clases de azúcares son igual de beneficiosas. Los azúcares llamados “complejos”, con menor índice glicémico (IG) son las más importantes para el cerebro, y las encontramos en las legumbres. Así que, si con este calor no os apetece un cocido, pensad en que se pueden preparar en multitud de recetas frías y muy apetecibles.

Legumbres

4. Mariscos: son muy ricos en vitamina B12 y en proteínas, sobre todo en lisina, un precursor de la dopamina, que es un potente neuromediador. Por eso, la riqueza en oligoelementos que tienen mariscos y crustáceos (desde gambas a ostras, mejillones, almejas, cigalas, etc.) juega un papel fundamental en el correcto desarrollo de nuestras funciones cerebrales: combaten el estrés, la ansiedad, la fatiga intelectual e, incluso, problemas de nerviosismo. Es el caso del manganeso, el litio, el zinc o el yodo que contienen. Además, ¿hay algo mejor que un poco de marisco mirando al mar en vacaciones?

Almejas

5. Chocolate: en la época azteca, el chocolate ya era considerado un medicamento por sus grandes propiedades saludables. Su contenido en moléculas similares a las de la cafeína (teobromina y teofilina) le confieren un elevado poder tónico y estimulante para nuestro cerebro. Su alto contenido en magnesio y en moléculas similares a la serotonina (hormona relajante) explican el efecto antiestrés y antidepresor del chocolate. Si a todo esto sumamos que sus compuestos antioxidantes permiten luchar contra los radicales libres para proteger el cerebro, el resultado es que no tenemos que buscar ninguna excusa más para incluirlo en la dieta. Es cierto que su contenido en calorías es alto pero… ¡estamos de vacaciones y podemos permitirnos un capricho!

Chocolate

Estos son solo cinco de los alimentos que podemos incorporar a nuestra dieta para mejorar nuestra salud cerebral, pero hay muchos más: frutos rojos, espinacas, plátanos, aguacate e, incluso, hígado (de ternera o de pollo, sobre todo). Lo importante es saber que, gracias a todos ellos, volveremos de vacaciones con nuestro cerebro en plena forma.

Discussion — No responses